Perros y agresión: cómo detener el comportamiento agresivo en los perros

¡Comparte este artículo!

La agresión es un problema de conducta grave para muchos propietarios de perros. Conductas tales como gruñidos o morder son muy incómodos y a veces pueden dar consecuencias catastróficas. Hay que tener en cuenta que los perros de cualquier raza son capaces de ser agresivos. La agresión no es un mal que se cura de la noche a la mañana por lo que hoy te explicamos desde HostalDog cómo puedes empezar a detenerlo.

HostalDog, tu perro como en casa

Detén el comportamiento agresivo de tu perro

  • Habla con tu veterinario: los perros que muestran signos repentinos de agresión pueden tener un problema médico subyacente. Hay una serie de condiciones y enfermedades que causan el comportamiento agresivo. Habla con tu veterinario para determinar si éste es el caso de tu perro. El tratamiento o la medicación pueden hacer grandes mejoras en el comportamiento de tu perro y reducir su agresividad.
  • Llama a un profesional. Si has descartado un problema médico, es hora de llamar a un educador/adiestrador/conductista. Un profesional que intervenga para que el comportamiento de tu perro mejore. Un profesional puede ayudarte a crear un plan para controlar la agresión de tu perro. ¿Cómo elegir un profesional?
  • Determina la causa de la agresión: el primer paso es averiguar la causa de la agresión de tu perro. Algunos perros gruñen cuando alguien se acerca a ellos o cuando están comiendo o masticando un hueso o con su juguete. No se puede llegar a un plan para cambiar el comportamiento de tu perro hasta que no sepas la razón que hay detrás. Investiga y averigua cuándo tu perro se pone agresivo.
  • Evita las situaciones que producen el comportamiento agresivo: si ya sabes la causa del comportamiento agresivo de tu perro, evita esas situaciones.

Crea un plan de trabajo

El profesional puede ayudarte a determinar un buen plan adaptado para tu perro. El plan será diferente para cada perro, dependiendo la causa y el grado de la agresión. En la mayoría de los casos se utilizará el refuerzo positivo, es decir, se reforzará la buena conducta del perro con premios, así el perro aprenderá lo que está bien. El comportamiento de agresividad no desaparece de la noche a la mañana, por lo que es importante que una vez tengas tu plan de acción, seas coherente y contante con tu plan. Sigue los paso y no intentes saltarte ninguno, porque sólo en el momento que haya superado el primer logro estará preparado para superar el segundo y así sucesivamente.

Constancia, paciencia y positividad

Es importante mantener la positividad.  Castigar a tu perro por un comportamiento agresivo, por lo general, resulta contraproducente, y puede aumentar y potenciar el comportamiento agresivo de tu perro. Si respondes a tu perro golpeándolo o gritándole (mientras está agresivo) él puede sentir la necesidad de defenderse mordiendo. El castigo también puede conducir a tu perro a morder sin previo aviso. Por ejemplo, si tu perro gruñe a los niños, te está informando que ésa situación es incómoda para él. Si lo castigas por gruñir, él puede que no te informe más y que lo siguiente que haga es morder.

Modificar ésta conducta puede ser el resultado de varios meses o más. Sin embargo, con paciencia y persistencia deberías ver los cambios en el comportamiento de tu perro.

¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios