Normas básicas para educar a tu perro en casa

¡Comparte este artículo!

A todos nos preocupa que nuestro perro sea obediente y podamos convivir con él de forma adecuada. Acudir cuando lo llamamos, no pedir comida de forma insistente mientras comemos, no subir al sofá o a la cama o pasear de manera correcta con la correa son algunas de las situaciones que distinguen a un perro educado de uno que no está bien educado (conforme las normas de convivencia). En éste artículo orientamos a cómo conseguir una obediencia básica de nuestro perro para que la convivencia sea excelente. Desde que el perro llega a casa hay que dejarle claro qué se espera de él y conseguir que siga ciertas normas y obedezca órdenes sin problemas ¡lo vemos!

perros HostalDog, tu perro como en casa

Que tu perro acuda a tu llamada

Puede parecer poco importante que tu perro venga cuando lo llamas. Sin embargo, es un acto importante y necesario. Imaginemos que estamos en el parque y llega el momento de irse a casa y, cuando llamamos a nuestro perro, no viene. En ese momento se empieza a producir una situación incómoda en la que tienes que empezar a perseguir al perro. Ese comportamiento es una prueba evidente de que el perro no sigue las normas y lo mejor es solucionar el problema antes de que se complique más.

Es recomendable practicar en casa la orden de llamada, sobre todo, cuando el perro es un cachorro. Hacer que se divierta respondiendo a nuestra llamada y premiarle cuando lo haga correctamente ayudará a que el perro sea obediente en este aspecto.

La orden de llamada debe pronunciarse con claridad y acompañada de gestos que la apoyen. La palabra que se pronuncie para que acuda a nuestra llamada deberá ser siempre la misma para que el perro la asocie con la acción correcta. No debemos limitarnos a decir el nombre del perro sin más para que venga. La felicitación (una vez haga correctamente ésta acción) puede ser verbal, con caricias…

Ordenar a tu perro que permanezca “sentado”

Muchas veces nos interesa que nuestro perro esté sentado o quieto mientras nosotros estamos realizando alguna acción en concreto (por ejemplo, cenar). El aprendizaje del “sentado” o “quieto” se pueden enseñar (y aprender) de manera sencilla a través del juego y siempre con la recompensa tras la obediencia.

Es recomendable practicar esta orden en casa, cuando el perro es un cachorro, pero lo suficientemente mayor como para concentrarse en éste tipo de entrenamiento. La técnica es mucho más efectiva si se acompaña de comunicación no verbal, es decir, con gestos (por ejemplo: extender la mano que indica “frenar”)

Como en cualquier cosa que quieras enseñar a tu perro deberás tener paciencia y mucha práctica. Además, deberás conseguir que tu perro aprenda al mismo tiempo que se divierte para que el aprendizaje sea más efectivo.

Consejos

  • Enseña a tu perro las pautas de obediencia básica cuando es un cachorro. Con cuatro meses ya debería poder obedecer órdenes básicas como la llamada. Sin embargo, para otras acciones deberás esperar a que tu perro tenga la capacidad de concentración adecuada.
  • Para enseñarle ciertas normas es importante tener en cuenta que tu perro debe tener la energía adecuada. Es decir, si tu perro tiene mucha energía difícilmente podrá concentrarse para aprender. Es mejor que haga algo de ejercicio primero y después durante un rato practicar la obediencia básica.
  • Las órdenes que quieras que tu perro aprenda deberán acompañarse de un lenguaje corporal acorde con lo que le pides al perro. Al mismo tiempo, el tono de voz para comunicar tu mensaje es importante.
  • Ten constancia y paciencia, es la esencia para que tu perro aprenda órdenes básicas. Si quieres que lo haga muy rápido puedes llegar a frustrarte. La constancia y la paciencia son fundamentales para conseguir buenos resultados.
  • No te contradigas. No le des mimos un día por subir al sofá (porque te apetecía tenerlo en brazos) y otro día no se lo permitas. Él no entenderá el un día si y otro no. Por lo que es importante que mantengas siempre la misma postura.
  • Todos los miembros de la familia deberán actuar en la misma línea al dar órdenes. Es importante que os comuniquéis lo que vais a trabajar con vuestro perro y seguir todos la misma postura.
¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios