Consejos para cuidar a un perro ciego por @Webican

¡Comparte este artículo!
Cuando los perros pierden visión suelen mostrarse más irascibles e inseguros ante los estímulos de su entorno. Esta circunstancia requiere que sus cuidadores adapten sus protocolos de acogida a las necesidades del nuevo huésped. 

Cuidar un perro ciego puede ser una experiencia muy enriquecedora para cualquier persona que quiera dedicarse profesionalmente a ello. Sin embargo, también requiere un alto grado de compromiso, planificación y paciencia.

clara

Una de mis primeras experiencias como cuidador canino fue con Clara, una pequeña shar-pei ciega algo desconfiada por su discapacidad. Mi trabajo consistió en cuidarla durante un año y contactar con los encargados de su traslado a Australia. A lo largo de todo ese tiempo descubrí algunas cosas acerca de cuidar a un perro con problemas de visión que intentaré resumirte en estos 5 consejos:

  1. Adapta la casa: Algunas zonas de tu casa podrían ser peligrosas para un perro ciego (piscina, picos de muebles, escaleras…), podemos limitar su acceso por medio de barreras como las de los parques infantiles para disponer de una zona segura cuando el perro no esté supervisado. También tendremos que evitar en la medida de lo posible el mover muebles o dejar objetos por el suelo con los que el perro pueda tropezar.  Clara comenzó su estancia en nuestra casa sin tener permitido subir las escaleras al piso de arriba, pero con un poco de paciencia y supervisión aprendió a usarlas.
  2. Usa alfombras: Los perros ciegos, sobre todo durante los primeros días pueden desorientarse fácilmente. Un buen modo de evitarlo consiste en situar alfombras a modo de “carriles” para que el perro gane confianza y autonomía a la hora de desplazarse por la casa y no desviarse hacia las paredes.
  3. Estancias Olorosas: Al igual que con las alfombras, podemos utilizar distintos ambientes para facilitar el primer “mapa mental” del perro sobre nuestra casa. Clara era incluso capaz de localizar a las personas por la casa siguiendo el olor de su perfume.
  4. Juguetes adaptados: Un perro ciego también necesita jugar, y su juego dependerá principalmente del oído y el olfato. Por ello debemos buscar juegos que tengan como principal atractivo el potenciar estos dos sentidos. Esparcir trocitos de comida por el césped o jugar con dispensadores de premios sonoros pueden ser actividades muy beneficiosas para el perro con problemas de visión. Con Clara utilizábamos el juguete “Talk to me Treatball”, una pelota dispensadora de comida que al moverla emitía una grabación con nuestra voz.
  5. Perros amistosos: Tus perros pueden ser unos grandes aliados para lograr que el nuevo huésped se adapte rápidamente a tu casa. Si bien es cierto que no todos los perros son capaces de hacer sentir cómodo al recién llegado, si tienes la suerte de contar con un perro bien socializado lo más probable es que te ayude a facilitar el proceso de adaptación. En mi caso, mis golden y rottie acompañaban a la shar-pei durante los paseos, jugaban con ella en casa y dormían todas juntas.

Si tienes la posibilidad de cuidar un perro ciego y comentas a sus propietarios las medidas que vas a tomar para favorecer su adaptación, tus clientes se quedarán mucho más tranquilos y satisfechos al ver que eres consciente de las atenciones especiales que requiere cuidar un perro con problemas de visión. Detalles así son los que marcan la diferencia entre tus servicios como cuidador canino profesional y los de una residencia canina convencional.

¿Quieres trabajar como cuidador de perros?

Jorge Ortega Webican

¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios