¡Conociendo a Cristina! cuidadora de perros profesional en HostalDog

¡Comparte este artículo!

¿Cómo hacerte cuidadora de perros? ¿No sabes por dónde empezar? ¿No conoces a nadie que se dedique a ello? Te presentamos a Cristina ¡su historia seguro que te inspirará!. Cristina trabajaba como coordinadora de personal cuando los recortes también la afectaron. En ese momento se planteó que quizás era su oportunidad para dedicarse a aquello que siempre había querido y en lo que tenía experiencia: cuidadora de perros profesional. A día de hoy, además de ayudar en protectoras, ser casa de recogida de una plataforma de ayuda a protectoras y asistente a ferias de animales siempre que puede. Cristina organiza “passejades” con otra compañera. Haciendo rutas en las que han llegado a asistir ¡más de 30 perros a la vez! Cristina es un ejemplo de cuidadora de perros profesional, amante de los perros y seguro que te inspirará en tu camino hacia trabajar en aquello que amas: los perros.

GossosGelida HostalDog

¡Preséntate! ¡Queremos conocerte!

Hola a todos! Me llamo Cristina y soy de Barcelona. Llevo 4 años viviendo en Gelida, a 30 minutos de la ciudad, ya que siempre he querido vivir en la montaña con la tranquilidad de un pueblo. Siempre he tenido animales en casa y crecí con una perrita que encontramos abandonada un verano en Castelldefels, que vivió con nosotros durante sus 17 años. Cuando Cuqui (así se llamaba) nos dejó empecé a ser voluntaria de una Protectora de Animales, en recuerdo de mi perrita y ayudando a todos los perros abandonados que, como ella, sufrieron el abandono o maltrato sin haber hecho nada. Por aquel entonces yo tenía unos 18 años. Trabajé allí durante 3 años de lunes a domingo, durante todo el día, como cuidadora de perros. Con una media de 70 perros (en verano más) aprendí a conocerles, cuidarles, saber cuáles eran sus necesidades y a desarrollar una paciencia y constancia que no sabía que tenía. Allí fue donde adopté a Dana, a quien encontré en una caja de cartón en la entrada de la Protectora junto a sus dos hermanas. Dana, a la que crié a biberón en casa ya que la abandonaron con tan sólo 2 semanas de vida, fue mi compañera durante años e incluso llegó a venir a Gelida y disfrutar del jardín y la tranquilidad que aquí se respira.

¿Por qué dedicarte a cuidadora de perros profesional?

Trabajaba en una empresa como Coordinadora de Personal cuando los recortes también me afectaron, como a todos. Empecé a buscar trabajo pero pensé que quizá era mi oportunidad para dedicarme a aquello que siempre había querido y en lo que tenía experiencia.
Siempre que llegaban las vacaciones me iba con mi perra o, si no, la dejaba a algún familiar. La mayoría de veces no me iba ya ni de vacaciones por no tener ninguna opción alternativa para dejar a Dana con nadie. Empecé a pensar, largo y tendido, en dedicarme a cuidarles en casa si alguien lo necesitaba. Dar la oportunidad a las personas que quieren a sus perros pero se preocupan tanto que no son capaces de irse tranquilos de vacaciones o viaje de negocios. He conocido y tratado muchos casos distintos de carácteres, enfermedades, traumas e incluso peleas entre perros como para sentirme capacitada para cuidarles con la responsabilidad y el cariño que merecen.

¿Desde cuando eres cuidadora de perros profesional?

Y ya hace casi tres años que soy canguro en mi propia casa con clientes habituales y nuevos que no dejan de sorprenderme y a los que doy todo mi cariño, recibiendo el suyo a cambio.

¿Cuántos perros has cuidado?

Tendría que mirarlo con detenimiento pero en el tiempo que llevo de canguro quizá habré cuidado de unos 100 perros, aproximadamente, o casi.

¿Qué ofreces como cuidadora de perros a los peludos?

A los perros les ofrezco atención las 24 horas, siempre acompañados y mimados en plena libertad por casa, como si fuera la suya propia. Pueden subir al sofá y a la cama si es lo que quieren. Me tienen como referente durante los días que están en casa por lo que se crea una relación muy buena y ellos están tranquilos durante su estancia. Excursiones por la montaña, playa o por el pueblo, durante horas, relacionándose con otros peludos en estos paseos o en casa, si coinciden con otro en los días que pasan de vacaciones, cosa que les va muy bien para socializar y aprender a convivir.

¿Qué ofreces como cuidadora profesional a los dueños de perros?

A los dueños les ofrezco información diaria. Además de facebook y twitter, les envío fotografías de sus perros explicando dónde hemos ido y cómo está. La tranquilidad de saber que todo va bien y que sólo tienen que preocuparse de disfrutar de su viaje sabiendo que su compañero está conmigo.

¿Qué servicios ofreces?

Antes de decidir si dejarme al cuidado a su compañero ofrezco una reunión previa donde conocernos y conocer al peludo porque, aunque no lo parezca, en 10 minutos puedo saber cómo se va a llevar con otros perros o con cuáles se llevaría mejor, si es tranquilo o necesitará largas excursiones, si es dependiente o no tiene problemas de adaptación…
Además del canguro las 24 horas, puedo ir a buscarle o llevarle a su casa si no tiene manera de venir a Gelida con él.
También ofrezco la opción a un baño antes de volver a casa, si el propietario lo solicita.

¿Cómo consigues que se adapte el perro a ti?

La adaptación es mutua. Las primera horas se trata de conocernos y les dejo oler, investigar y moverse por casa sin decirles nada. Les observo y espero a que se relajen y vengan a mí. Cuando lo hacen, se estiran a la espera de ver qué pasará y cómo va a ir todo, y ahí es cuando nos vamos a pasear. Ellos me muestran si necesitan correr, jugar y pasear, acostumbrados a una gran actividad o si, por el contrario, sus paseos suelen ser tranquilos. Sus horarios y su día a día cambia conmigo pero la verdad es que siempre despierto muy pronto por lo que si están acostumbrados a levantarse temprano, no hay inconveniente. Hay perros que ven que me levanto por las mañanas, bajamos al jardín un ratito y mientras me hago el café se van directos al sofá y me miran como diciendo “de aquí no me mueves en una hora como mínimo”, así que me pongo a hacer cosas y espero a que reaccionen porque algunos prefieren dormir un poco más a pasear demasiado pronto!
Me es bastante fácil crear un hábito con los perros que viven aquí pero intento no crear costumbres ni cambiar horarios, sobretodo en sus comidas. Si comen mañana y noche, seguirá siendo así. Los horarios variarán pero no serán exactamente igual cada día para no crear otra necesidad cuando vuelvan a sus casas.
¿Qué información necesitas de su dueño antes de empezar a trabajar con un perro? ¿Aceptas a todos los perros? ¿A los que no… pq no?
Acepto todo tipo de perros siempre que sepa exactamente cómo es y la relación que mantiene con otros. No puedo tener a un perro que no está socializado y tiene miedo o se muestra agresivo con otros a la vez que cuido de más perros. Dependiendo del carácter de cada uno sabré con quién puede coincidir o, a veces, si debo tenerlo solo.
Si el perro se muestra agresivo con las personas no sería posible cuidarle, claro. Necesitaría la ayuda de un educador antes de poder dejarle con una canguro.
No importa si están enfermos (aunque si es algo infeccioso debo saberlo antes, evidentemente), si necesita medicación o unos cuidados específicos.
He cuidado y cuido a perros con problemas de ansiedad por separación y no he tenido nunca ningún problema con ellos, siempre que estén en tratamiento o sea leve. La ansiedad por falta de atención, ejercicio o por no saber cómo desahogarla puede ser más problemático que la de la separación a la hora de cuidarles ya que su nivel de estrés es muy alto y la ansiedad es larga de tratar.
¿Estás acostumbrada a perros con necesidades especiales?
He cuidado perros con leishmania, otitis, conjuntivitis, sordera, lupus, displasia, ataques eplilépticos, alergias… Si necesitan medicación, puedo dársela sin problemas, tanto si son pastillas como gotas o incluso curas.
Los problemas de ansiedad, miedo a las personas o perros, desconfianza, temor al exterior, escapistas, ansiedad por separación… También los he tratado y necesitan mayor atención que las enfermedades que antes comentaba.

¿Nos explicas alguna anécdota que recuerdes?

Para mí los mejores momentos en los que cuido de perros que desonfían de personas o que tiene miedo y llegamos a tener una relación de confianza mutua que no puede explicarse. Ver cómo los propietarios te dicen que nadie puede tocarle, que no se fía, pero contigo sí me demuestra que con paciencia y amor puedes llegar a todas partes con ellos.
Recuerdo un día con un perro que se quedó durante una semana, sentados en una terraza de un bar. Es un perro muy bueno, de tamaño grande, con el que te puedes sentar tranquilamente. Se acercó un hombre que no tenía muy buena pinta y se sentó en la mesa de al lado. Siempre les tengo bien cogidos por lo que pueda pasar y menos mal. El perro se levantó ladrando y dirigiéndose a él, parecía que se lo quería comer. Hizo que el hombre se fuera en un minuto. Me protegió y me sorprendió su reacción pero por algo sería…
Y un día con Nuk, un Golden al que cuido de vez en cuando. Desperté y me encontraba muy mal, me dolía la cabeza… Me senté y Nuk vino corriendo y me abrazó, colocando su cabeza sobre la mía, rodeándome con la pata. Le pregunté qué hacía y no había manera de moverle. Le abracé y así estuvo mucho rato, entendiendo que yo me encontraba mal y necesitaba que me cuidaran un poco. Nos quedamos así los dos hasta que se me pasó un poco. Entonces él, como si lo supiera, se separó y se estiró a mi lado, con la cabeza en mi regazo. Ese momento, para mí, fue increíble.

¿Lo mejor de tu trabajo? ¿Y lo peor?

Lo mejor sin duda es poder conocer, cuidar y recibir el cariño de todos los perros que vienen a casa. Eso no tiene precio. Todo lo que me hacen reir y aprender día a día. Como, sin palabras, te dicen tanto. Y gracias a ellos hago excursiones que sola ya te aseguro que no haría!
Lo peor es cuando están enfermos o les duele algo y les ves sufrir. La pena de no poder hacer nada más. O cuando te escribe algún propietario para decirte que su perrito, al que has cuidado en algún momento, ha fallecido y que querían que lo supieras ya que formaste parte de su vida. Noticias tristes.
¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios