¿Cómo evitar problemas de convivencia entre varios perros?

¡Comparte este artículo!

Alojar perros de otros en tu casa no tiene porque acarrear problemas de convivencia entre tu perro y el nuevo miembro de la familia. Sin embargo, pueden surgir  ¡Te explicamos cómo pueden surgir problemas de convivencia para que puedas evitarlos y tener una experiencia satisfactoria para todos los miembros de tu familia!HostalDog

¿Cuándo pueden surgir los problemas de convivencia?

  • Cuando los dueños no dan prioridad al animal dominante y no respetan la jerarquía correcta para que la convivencia sea fluida
  • Si el individuo dominante no respeta la sumisión del otro perro o si el que está debajo en la escala jerárquica no acpeta su posición y busca el enfrentamiento por todo.
  • Cuando el nuevo perro no está en una posición estabe y cómoda en su nuevo hogar. Es lógico que los perros compitan por ganarse el cariño de sus dueños. Las peleas ocurrirán, casi siempre, en presencia de los dueños, que son los jefes de la manada.

¿Cómo actuar?

Si se producen situaciones de conflicto no hay que intervenir. En el caso en que uno de ellos resulte el vencedor, esa pelea no se repetirá, o lo hará en raras ocasiones y con mucha menor intensidad. La mayor parte de los enfrentamientos de los perros se trata de una mera declaración de intenciones, en las que la sangre no llega al río. Se dicen entre ellos:”mira que dientes más grandes tengo y qué fuerte soy, no te acerques, ni me comas el terreno, o te las verás conmigo”.

Sin embargo, si la pelea es muy seria, es cuando debemos intervenir. Si son habituales y la situación no se calma, se puede consultar a un especialita en comportamiento canino.

Pautas para favorecer la entrada del nuevo perro con buen pie en la familia:

  • El primer contacto entre los dos perros debe ser fuera del domicilio; en un parque o en la calle.
  • Hay que dejar a los animales tiempo y tranquilidad para que se exploren, jueguen o compartan algún juguete. Los dueños pueden vigilar la situación, pero sin intervenir.
  • Cuando han tenido tiempo de conocerse, llega el momento de ir a casa, con los dos animales sujetos con la correa. Los dueños no deben mostrar un interés especial por ninguno de los dos.
  • Dejar tiempo al recién llegado para que inspeccione su nuevo hogar con tranquilidad.
  • Los primeros días hay que procurar que coman por separado y que ninguno toque el alimento de otro.
  • Hay que tener cuidado con las excesivas muestras de cariño con el perro nuevo en presencia del veterano y viceversa. De esta manera, mantendremos los celos a raya.

En definitiva, sobre todo al principio, hay que tener mucho cuidado para sentar unas correctas bases para que la convivencia se desarrolle sin problemas.

¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios