Evita la ansiedad por separación de tu perro: plan de trabajo

¡Comparte este artículo!

La ansiedad por separación es un trastorno que hace que los perros entren en pánico ante la situación de quedarse solo en casa. El pánico hace que el perro se vuelva destructivo o ladre como loco. Puedes descubrir si tu perro tiene ansiedad por separación si regresas a casa y sus saludos son frenéticos. Esta conducta es estresante para perros y propietarios, sobre todo porque la obediencia básica hará que esta conducta mejore. Hoy desde HostalDog ¡Vamos a descubrir las técnicas para evitar la ansiedad por separación de tu perro!

La buena noticia es que algo que puede ayudar a reducir la ansiedad de tu perro es la desensibilización sistemática. Este método permite que el perro se acostumbre a quedarse solo en casa de forma gradual. A continuación te guiamos por este proceso:

HostalDog, tu perro como en casa

Descarta el aburrimiento

Es muy sencillo y ocurre a menudo que las personas confunden el aburrimiento de la ansiedad por separación. Ambos van acompañados de problemas de comportamiento, como la destrucción de cosas y ladridos excesivos. La diferencia es que el aburrimiento puede superarse mediante el ejercicio y la estimulación mental en tu perro, mientras que la ansiedad por separación no va ligada al ejercicio físico. Para descartar que la conducta de tu perro va ligada con el aburrimiento prueba a darle juguetes. Si el aburrimiento es la razón de los ladridos o la destrucción deberías notar un cambio en el comportamiento de tu perro. Sin embargo, si a pesar de haber intentando varias técnicas para hacer que tu perro no se aburra su conducta es la misma, entonces deberás continuar los pasos siguientes para tratar la ansiedad por separación.

Los signos de la verdadera ansiedad por separación son:

  • El perro se pone ansioso cuando vas a salir de casa
  • El mal comportamiento se produce en los primeros 15  a 45 minutos después de salir de casa
  • El perro sigue a su dueño constantemente

La verdadera ansiedad por separación, la más extrema, requiere una formación especializada, modificar al conducta y ejercicios de desensibilización. La medicación se puede recomendar en casos extremos, pero esto debería ser el último recurso.

 

Cambia tu comportamiento

La mayoría de nosotros tenemos una rutina que seguimos antes de irnos de casa (ducha, vestirnos, abrigo, llaves y salir). Una vez tu perro identifique ésta rutina empezará a tener ansiedad cada vez que empieces a seguirla. Esto significa que su ansiedad no es justamente cuando sales por la puerta, sino que se inicia cuando suena el despertador y para el momento en el que sales de casa se encuentra ya en una situación de pánico.

Para evitar ésta ansiedad haz algunos cambios en tu comportamiento. Presta atención a las cosas que haces antes de salir de casa y empieza a hacerlas al azar durante todo el día. Por ejemplo, coger las llaves y sentarte a ver la televisión o ponerte el abrigo y darle de comer a tu perro. En unas semanas tu perro debería ver que los signos que antes asociaba a que estás a punto de salir no tiene porque serlos y debería empezar a sentirse más aliviado.

 

No te despidas de tu perro

La mayoría de nosotros odiamos dejar a nuestro perro solo en casa, casi tanto como ellos odian ver cómo nos vamos. Esto a menudo lleva a que les demos mucha atención justo antes de irnos de casa e inmediatamente cuando entramos por la puerta cuando volvemos. Por desgracia, este comportamiento puede añadir más ansiedad a tu perro. Para evitar esto, lo mejor es que ignores a tu perro antes de salir de casa y varios minutos después de tu regreso. De esta forma le estarás comunicando que ir y volver no es nada importante. Para casos leves o moderados de ansiedad por separación, éstos pasos pueden ser suficientes para calmarlo. Para casos más graves tendrás que seguir trabajando.

 

Plan de trabajo progresivo

Acostúmbralo de forma progresiva a quedarse solo en casa. Este paso puede llevar mucho tiempo y requiere un compromiso real por parte del dueño del perro. Una vez iniciado este proceso, es importante que tu perro nunca se quede solo durante largos períodos hasta que su ansiedad haya desaparecido por completo. Puede llevarte varias semanas, quizás necesites alguien un profesional que visite tu casa (evitando que tu perro se quede solo durante mucho tiempo) o encontrar una guardería de día donde dejar a tu perro el tiempo que está solo en casa.

 

Una vez tengas un plan para trabajar la ansiedad por separación es el momento de empezar a trabajar:

  • Pasa 30 minutos con él entrenando. Sal de casa durante un corto período de tiempo y vuelve a entrar. Cuando entres deja que tu perro se relaje y tranquilice. Una vez esté relajado podrás volver a salir de casa. Repite éste paso hasta que tu perro no muestre signos de ansiedad: jadeos, babeo… Una vez superado esto es el momento de aumentar poco a poco la cantidad de tiempo que pasa solo.
  • Una vez que empiezas a añadir más tiempo puedes mezclar el tiempo que pasas fuera de casa con sesión de entrenamiento. Por ejemplo, salir durante 5 minutos, después durante 3, y vuelves a los 5 minutos iniciales. No vayas más allá de los 5 minutos hasta que tu perro deje de mostrar signos de ansiedad.
  • Una vez hayas trabajado hasta dejar a tu perro solo durante 45 minutos, debería ser capaz de empezar a tolerar más tiempo. De esta manera puedes trabajar tu camino hasta dejar a tu perro solo durante una hora, luego dos y luego un día entero de trabajo.

 

Si eres capaz de dedicar una hora o más cada día al entrenamiento, la ansiedad de tu perro deberá mejorar en pocas semanas. Si has seguido todos los pasos y tu perro sigue mostrando ansiedad por separación es posible que tengas que buscar más ayuda.

¡Comparte este artículo!

Comentarios

Comentarios